Ayer subimos a ´la casa de la abuela´ para hacer pruebas de secado y pelletizado. Como es normal probando cosas nuevas, no nos faltaron los retos, pero al final lo conseguimos!

 

Lo primero que necesitábamos era la materia prima, básicamente el pozo de café, por eso esta semana hemos pasado por varios bares para recoger sus residuos y con las bolsas llenas y pesadas, cargamos el coche y nos fuimos para la ´casa de la Abuela´.

Sergio, nuestro jefe de producción,  ya había preparado la nueva pelletizadora domestica, también conocida como “la bebé”, para poder llevar a cabo unas pruebas de pelletizado con los pozo de café. Mientras que Sergio lubricaba la máquina con una mezcla de harina, aceite y café, Adrian, Judith y Danielle prepararon el pozo húmedo para ser secado.

Primero tuvimos que tamizar los residuos porque, como suele pasar en los bares, aunque hay un cajón específicamente destinado para el pozo de café, había otros residuos mezclados, sobretodo saquitos de azúcar que, como son de papel, fueron fáciles de quitar.

Afortunadamente hacía mucho calor, unos 31 grados (si, somos optimistas :-)), lo que ayudó a que el pozo se secara a una velocidad récord. Una vez lubricada la máquina, hicimos las primeras pruebas y con un par de ajustes salieron los primeros pellets!

 

Ahora pasito a pasito, a perfeccionar los pellets de café con toda su capacidad energética!

 

 

 

Save

Save

Save

Save